En voz del experto

El Manual de Gobierno Corporativo

Reglas claras, empresas que perduran

El “Gobierno Corporativo” es un concepto que cada día escuchamos con más frecuencia y naturalidad en el mundo empresarial; cada vez son más los empresarios que descubren y obtienen los beneficios y ventajas que contar con estructuras de gobernanza adecuadas le aportan a sus negocios, principalmente la institucionalización y trascendencia en el tiempo.

Como sabemos, toda empresa tiene un ciclo de vida y etapas por las que transita, las cuales pueden ser largas o cortas, fructíferas o de “vacas flacas”, difíciles o sencillas; pero lo seguro es, que dependiendo del grado de institucionalización, orden y estructura, es que éstas logran trascender por varias generaciones o desparecer en un corto período de tiempo.

De acuerdo al Código de Mejores Prácticas Corporativas el Gobierno Corporativo es “El sistema bajo el cual las sociedades son dirigidas y controladas”. Por su parte, la OCDE considera que un Gobierno Corporativo “implica un conjunto de relaciones entre la administración de la sociedad, su consejo, sus accionistas y los terceros interesados”. En el IGOME, se entiende también que Gobierno Corporativo es el conjunto de procesos, principios y controles que rigen la actuación de los órganos de una empresa, que buscan institucionalizarla y lograr una administración transparente que vele por los intereses de los accionistas y genere resultados sobresalientes.

Algunos de los beneficios que un Buen Gobierno Corporativo aporta a la empresa, además de brindarle mayor credibilidad, certidumbre y confianza a inversionistas y terceros interesados, es que asegura la permanencia de la empresa a través del tiempo, permite acceder a mejores opciones de financiamiento, hace que la empresa cumpla con políticas vanguardistas de transparencia y “accountability” apreciadas a nivel internacional, promueve políticas y estrategias para que la toma de decisiones sea más certera, vuelve más atractiva la empresa ya que aumenta su valor, entre muchos otros, que traen como consecuencia la trascendencia y el crecimiento exponencial de la empresa.

Te puede interesar:  Fortaleza ante los grandes retos del mercado inmobiliario

Como mencionamos, cada día más empresarios se convencen de la necesidad de adoptar estructuras de gobernanza eficaces dentro de sus empresas, pero, ¿cómo lograr implementar un Buen Gobierno Corporativo en ellas? Un punto indispensable para comenzar es elaborar un Manual de Gobierno Corporativo, que consiste en un documento en el que se plasman los lineamientos con los que se ha de regir la empresa, particularmente el Consejo de Administración y los órganos intermediarios o de apoyo, es decir, los comités de Auditoría, Planeación y Finanzas, Evaluación y Compensación y cualquier otro que la empresa requiera, dependiendo de su tamaño y giro. Por medio del Manual, los objetivos de la empresa se vuelven más accesibles, ya que se estipulan de tal forma que vayan en pos de la visión, misión, y valores de la empresa, buscando al mismo tiempo obtener la mayor rentabilidad y éxito posible de la misma.

Es necesario que el Manual de Gobierno Corporativo sea un “traje a la medida” que satisfaga las necesidades particulares de cada empresa, pero hay ciertos temas elementales que deben estar contemplados en el mismo; como lo son la estructura y los lineamientos para el Consejo de Administración, la creación de comités de apoyo y sus políticas de funcionamiento, la integración de Consejeros Independientes y el Código de Ética.

Si bien, el que la empresa cuente con un Manual de Gobierno Corporativo no es lo único necesario para que se implementen al 100% las políticas de gobernanza, sí es el primer paso para lograr el camino de la institucionalización y el orden estratégico en la estructura de la misma.

Te puede interesar:  La sucesión en la empresa

De acuerdo a las estadísticas, el 88% de las empresas que hoy día se encuentran boyantes y en su máximo desempeño van a desaparecer con el primer cambio de generación debido a la falta de estructuras de gobierno y administración institucionales, transparentes, eficaces y adecuadas que aseguren su permanencia, y únicamente el 12% logrará permanecer en el mercado.

Y tu empresa, ¿A qué porcentaje va a pertenecer? No hay que esperar una etapa de crisis para tomar medidas “salvavidas”, puesto que puede ya ser demasiado tarde. El momento para hacerlo es ahora; hay que recordar que invertir a tiempo es invertir a largo plazo.

Arriba