En voz del experto

Estrategias Claves para que la Familia Empresarial se Mantenga en Armonía

De acuerdo a cifras del INEGI, existen 5 millones de empresas familiares, es decir, el 90% de las empresas en el país son de índole familiar, de las cuales el 70% desaparecen después de la muerte del fundador.

Al realizar un estudio sobre la situación de las empresas familiares en México, el Instituto Internacional de Gobierno Corporativo y Mejores Prácticas, A.C. (IGOME), a través de su Centro de Investigación y Desarrollo, identificó ciertas estrategias esenciales para que una familia con una empresa y patrimonio en común, pudiera lograr la subsistencia de su negocio, la armonía entre la familia y el éxito de la propia empresa. De acuerdo a cifras del INEGI, existen 5 millones de empresas familiares, es decir, el 90% de las empresas en el país son de índole familiar, de las cuales el 70% desaparecen después de la muerte del fundador, y sólo el 12% logra sobrevivir a la tercera generación; cifras que resultan alarmantes. Las familias empresarias se enfrentan constantemente al reto de alinear a los miembros de la familia con los intereses del negocio y con el cuidado del patrimonio familiar, es decir, de institucionalizar la empresa familiar. Algunas de las estrategias indispensables para comenzar el camino de la institucionalización de la empresa son:

1. Mantener informados y unificados a los miembros de la familia a través de un Consejo de Familia.

Uno de los errores principales que se cometen es el no informar sobre el estado del negocio a los miembros de la familia, propietarios del mismo, que no se desempeñan en la operación de la empresa. Esta falta de conocimiento en la mayoría de los casos lleva a la duda y la especulación sobre si se está llevando correctamente el negocio o si hay transparencia sobre la situación patrimonial, realidad que termina por causar división dentro de la familia, formando distintos “grupos” o “aliados”: los que trabajan en la empresa y los que no. Para evitar esto, se recomienda estructurar un Consejo de Familia, para así fomentar entre los miembros de la familia una sólida comprensión del negocio, de la familia y de la relación entre ambos; de modo que los miembros se reúnan con el fin de expresar, valorar y debatir sus necesidades y expectativas sobre la empresa, buscando, mediante el diálogo y el consenso, la armonía familiar en torno a los valores, misión y visión del fundador de la misma.

Te puede interesar:  Marcas con personalidad

2. Concentrar las necesidades de la familia en la Oficina Familiar.

 

Una vez que existe armonía y una voz unificada dentro de los miembros de la familia, resulta indispensable concentrar las inquietudes u opiniones de éstos en un solo órgano o persona que se encargue de trasladarlas a la empresa. La Oficina Familiar (OF) es un organismo que funge como el centro estratégico de cuidado del patrimonio familiar; es un nexo entre la familia y la empresa que evita que los familiares tengan que acudir con diferentes organismos para satisfacer necesidades relacionadas con el patrimonio familiar o la operatividad de la empresa, lo que en ocasiones genera más problemas que soluciones; en cambio, la OF además de brindarles a los familiares la seguridad de que éste cuida sus intereses patrimoniales, es también el nexo informativo entre ellos y la empresa.

3. Establecer reglas claras para las relaciones familia-negocio en el Protocolo Familiar.

 

Es una realidad que en toda empresa familiar surgen conflictos entre los miembros, por lo que estipular reglas y procedimientos para prevenir y solucionar de manera óptima estas controversias es fundamental para procurar que la empresa sea longeva. El Protocolo Familiar estipula clara y concisamente las principales reglas que dirigen las relaciones entre familiares y sus políticas respecto de la empresa. En él se establecen procesos, entre los que se recomienda incluir los Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias, y se prevén situaciones para garantizar la permanencia de la empresa en el tiempo y la armonía familiar. Los acuerdos plasmados pueden ser aquéllos que se adopten en las reuniones del Consejo Familiar, logrando que tenga un peso moral entre los familiares y, en ciertos casos, incluso puede llegar a tener fuerza jurídico-legal, como lo sería si quedase integrado dentro de un fideicomiso.

Te puede interesar:  Rotulaciones Mérida empresa familiar con excelente servicio y mucha calidad para sus clientes

4. Implementar un Plan de Sucesión para asegurar el futuro de la empresa.

 

“¿Quién debe sucederme?” es un planteamiento indispensable que debe hacerse el fundador durante el proceso de institucionalización de la empresa. El Plan de Sucesión es la continuación planificada, estudiada y organizada en la empresa familiar de una persona en lugar de otra, que tenga los conocimientos y las habilidades técnicas y humanas idóneas y necesarias, con el objetivo de establecer un método para la permanencia de la empresa a través del tiempo. Diseñar un Plan de Sucesión brinda certidumbre al futuro de la empresa, no sólo a los familiares, lo que evita pleitos a la muerte del fundador, sino a clientes, acreedores, y a terceros interesados, puesto que otorga la tranquilidad de que en la sucesión del negocio sus intereses están protegidos, ya que hay una estructura que asegura la continuidad de la empresa.

Arriba