Turismo

Mansion Mérida lujo, distinción e historia

Mansión Mérida es un hotel albergado en un edificio de estilo francés que se remonta al siglo XVII, tiempo en que fue sede del gobernador y capitán general de Yucatán que ofrece a quien se hospeda en él una atención única en los detalle tanto en sus servicios como en sus instalaciones.

Ubicada en el ángulo suroriente del Parque Hidalgo otrora Plazuela de Jesús, sobre la confluencia de las calles 59 y 60 del Centro Histórico de la ciudad de Mérida, la construcción fue restaurada con ornamentos neoclásicos propios de la época por Don Felipe G. Cantón al convertirse en su propietario a finales del siglo XIX.

 Raúl Casares G. Cantón Dueño actual

Raúl Casares G. Cantón Dueño actual

En el 2008 comienza un nuevo proceso de restauración con su dueño actual Raúl Casares G. Cantón, en el que se respeta el diseño de techos, molduras y balaustradas que se restituyen con sus similares. Los pisos están elaborados con pasta de manera artesanal como se acostumbraba antaño, a partir de diseños originales de la casa.
La diversidad y la naturaleza de la decoración son dos de las cualidades que dan identidad a Mansión Mérida, el cual se puede considerar como un oasis en medio de la agitación de la ciudad.

Si algo define a Mansión Mérida es su atención a los detalles, como los que dan individualidad a sus 14 habitaciones tipo suite todas diferentes una de otra, espaciosas, bellamente decoradas con mosaicos cuidadosamente elegidos y muebles europeos tallados.

La idea de hacer que ninguna habitación luciera igual a otra la tomó el propietario del Palacio Gritti, considerado uno de los mejores hoteles de Venecia el cual cuenta con 40 cuartos con vista al Gran Canal.

Te puede interesar:  El nuevo centro de convenciones de la ciudad, detonante del turismo de negocios para el estado

Sobre sus paredes, frescos artesanales pintados a mano enriquecen el ambiente proporcionando una sensación única, armoniosa y espectacular. Las lámparas son originarias de Francia, Inglaterra e Italia, los muebles tallados también proceden de distintas ciudades de Europa, aunque algunos fueron ensamblados en Carolina del Norte, en los Estados Unidos.

Espejos y otros elementos decorativos también son de procedencia europea, e inclusive, ante la preocupación de respetar el estilo del edificio, la instalación del sistema de aire acondicionado representó un enorme reto el cual fue superado exitosamente.

El restaurante principal está ambientado con un mural inspirado en “Los Nenúfares” de Claude Monet, pintura que se halla en su casa en el pueblo de Giverny, Francia. Su menú finamente elaborado cuenta con recetas de la gastronomía regional e internacional preparadas con ingredientes de gran calidad.

Las paredes del bar están adornadas con retratos inspirados en el impresionista ruso Alex Jawlensky.

El hotel cuenta con piscina, spa y gimnasio y establece un vínculo con el presente el cual se ha encapsulado en el edificio anexo para evitar un choque de épocas con la casa principal.

Mansión Mérida es punto ideal de partida de recorridos por los atractivos del Centro Histórico tales como el Palacio del Gobierno y sus murales, el Palacio Municipal, la Plaza Grande, el Pasaje de la Revolución, la Casa del Conquistador Francisco de Montejo y la Iglesia de Tercera Orden o del Jesús.

Arriba