En portada

Margarita Molina de Patrón

La frase “La Música es Cultura” se está comprobando día a día, porque la orquesta ha sido un detonador de esta última. Su fundación ha generado la formación de diferentes grupos musicales: excelentes cuartetos, bandas juveniles y hasta una orquesta tipo Big Band.

Altruismo y Promoción a la Cultura  Unidas en una Persona

La vocación altruista de Margarita Molina de Patrón, fundadora del capítulo SAVE THE CHILDREN YUCATAN nace cuando era niña teniendo siempre este ejemplo en su vida, desde sus padres hasta sus abuelos, quienes fueron sus modelos a seguir.

Durante el tiempo en que vivió en la Ciudad de México formó parte importante de SAVE THE CHILDREN. Al regresar a su tierra y con la motivación de continuar ayudando, se dio a la tarea de replicar el proyecto en Yucatán, ya que estaba plenamente convencida de los logros y eficacia de esta asociación.

SAVE THE CHILDREN ha trabajado en pro de la vida de los niños y las niñas desde 1918, cuando se fundó en Inglaterra. Su impacto a lo largo de más de 120 países ha sido enorme, ya que entre otras cosas, es la primera organización en hablar acerca de los Derechos de la Niñez. En México, ha impactado profundamente en las comunidades con las que trabaja, impulsando proyectos educativos, así como de salud y nutrición, además de procurar la seguridad y la integridad de niños y adolescentes.

A la cabeza de SAVE THE CHILDREN “…enfrentamos muchos retos que se pudieron resolver satisfactoriamente gracias al excelente equipo con el que cuenta la organización. Aunque ahora ya no participo activamente en ella, debido a la invitación a presidir el Patronato para la Orquesta Sinfónica de Yucatán, sigo plenamente estoy convencida de sus logros y los beneficios que ha traído a niños y niñas y adolescentes en todo el país” comentó Margarita Molina.

Hablando de la Orquesta Sinfónica de Yucatán (OSY) estamos convencidos que contar con un Patronato le da fuerza, ya que es una organización de la sociedad civil, fundada en 2001, con el fin de apoyar el mantenimiento económico e impulsar a esta agrupación artística.

Desde su creación, el Patronato para la Orquesta Sinfónica de Yucatán (POSY) ha tenido el compromiso de apoyar económicamente a la Orquesta Sinfónica de Yucatán, a través de las cuotas de los patronos, y en un ámbito mas amplio, involucrar a la sociedad civil en el proceso de consolidación de la presencia de la orquesta como parte de la vida cultural comunitaria y como un valioso elemento del acervo artístico de la región.

Los logros hablan por sí solos, gracias a la suma de esfuerzos y voluntades, en forma principal, del Gobierno del Estado a través del Fideicomiso Garante de la Orquesta Sinfónica de Yucatán (Figarosy), lo que nos demuestra la madurez del proyecto y la relevancia que tiene hoy por hoy la Orquesta Sinfónica de Yucatán.

La frase “La Música es Cultura” se está comprobando día a día, porque la orquesta ha sido un detonador de esta última. Su fundación ha generado la formación de diferentes grupos musicales: excelentes cuartetos, bandas juveniles y hasta una orquesta tipo Big Band.

Otra importante contribución a la cultura es el Concurso Internacional de Piano “José Jacinto Cuevas” que se lleva a cabo cada dos años; y un festival anual de metales, entre otros, ambos promovidos por músicos de la orquesta.

Cabe recalcar que muchos de los integrantes de la orquesta son maestros en los diferentes institutos de arte y música, tanto púbicos como privados, impartiendo enseñanza musical del más alto nivel. En la Orquesta Sinfónica de Yucatán estamos convencidos de que debemos ser muy incluyentes, ya que todos los yucatecos tienen derecho a escucharla.

En el conocido centro cultural LA IBERICA, se albergan la Escuela Superior de Artes de Yucatán y el Centro de Música José Jacinto Cuevas, las dos instituciones de enseñanza musical más importantes del sureste de México. Los jóvenes que estudian en la Escuela Superior de Artes de Yucatán (ESAY) participan e interpretan junto con la orquesta, cuando esta requiere de músicos adicionales; y lo interesante de todo esto, es que en el momento en que existan posibilidades de crecimiento, seguramente serán los primeros en ser contratados.

Se vislumbra un futuro muy interesante y prometedor para el Patronato, y por supuesto, para la OSY. Cuando inició este proyecto, muy poca gente asistía a los conciertos; hoy en día, once años después, se puede presumir con gran orgullo, que la orquesta interpreta frente a un teatro lleno en casi todos sus programas.

Es así que el apoyo del Patronato ha sido clave, haciendo la diferencia con cualquier otra orquesta, ya que formando parte del Fideicomiso Garante de la Orquesta Sinfónica, se cuenta con voz y voto en las decisiones concernientes a ésta. Somos un fuerte soporte moral especialmente por el respaldo de sus 150 asociados.

Arriba